Sin Cargo de Conciencia

jar-158897_960_720

Los charlatanes son probablemente el mayor motivo que me espoleó para comenzar a hacer divulgación científica. Gente sin escrúpulos, dispuesta a todo con tal de ganar dinero a costa de la ignorancia de otros. Eso es justamente lo que más me espanta de esta gente: están dispuestos a TODO. No hablemos de temas económicos, sino de aquellos que conciernen a la salud. Cuando una vida no importa.

paco_porras

Soy capaz de diagnosticarte una anemia nada más entrar por la puerta.

El engendro del caos que ven en esta fotografía rodeado de bayas, hesperidios, pepónides y otros tipos de fruto, es algo más que un esperpento nacional o un folclore panderetero (como denominaba él a un compañero de su cuestionable profesión); es un estafador muy peligroso. Su nombre: Paco Porras. Hizo las delicias de España allá a principios del siglo XXI, donde los “frikis” de la televisión estaban más de moda que nunca en mí país. Se dedicaba a lo que veis en pantalla, es decir, a hacer el payaso. Bueno no, perdón, no quería ofender a los payasos; se dedicaba a hacer el “pacoporras”. Nos reíamos mucho cuando se ponía el perejil en la oreja o aquella vez que fue raudo y veloz a fecundar a la madre tierra (true story), hasta que un programa de televisión, allá por el 2002, destapó su segundo negocio: las curaciones. El país entero hizo una mueca de desaprobación ante lo que vio en pantalla: una persona que examinaba resonancias magnéticas al revés diciendo que veía en ellas “un virus con cara humana” (TRUE STORY), un señor que achacaba la esclerosis múltiple de su paciente a un embrujo que sobre su novio ejercía una perversa mujer, un hombre que recetaba a esta enferma ginseng y jalea real que aseguraba la curarían, un señor que confundía una esclerosis múltiple con una arteriosclerosis, una persona que recomendaba a su paciente que no fuera al médico ya que “el médico no le iba a ver nada, porque no tenía nada en el cerebro”. ¿Sabéis una cosa? Este señor se llevaba 90€ por cada consulta con su paciente (más el dinero extra por el tratamiento y el ritual para quitarle el embrujo). Toda España vio ese programa y pudo contemplar con sus propios ojos lo que este señor hacía; no cabía duda, era un estafador. En aquel programa también había un abogado; Javier Nart para ser más precisos. Cuando se le preguntó acerca de si existía un vacío legal en casos como estos, él respondió: “No existe ningún vacío legal. La realización de actos médicos, que significa la diagnosis y la aplicación de un tratamiento terapéutico, está tipificado perfectamente en el Código Penal. Pero es que, además, hay una componente suplementaria, que es la siguiente: si a una persona que tiene un tratamiento concreto para una enfermedad evidente, yo le elimino ese tratamiento, soy una persona que está creando un riesgo y, según el Código Penal, me correspondería a mí asumir el resultado“. Que yo sepa, este señor no ha pisado ni un calabozo y después de ver los pocos escrúpulos que tiene a la hora de quitarle tratamiento a una enferma de esclerosis múltiple y recetarle un mejunje para los dolores menstruales, era lo mínimo que se merecía. Toda España lo vio aquella vez, pero no le han faltado pacientes, ni público para ir a sus conferencias o escuchar su programa de radio. Tampoco intervino nadie para prohibirle seguir ejerciendo.

CartelFarmaciaHomeopatia.jpg

Lo que pone al lado de “FARMACIA” hace que aumente tu confianza en los vendedores.

Ahora es el momento de ascender del nivel de individuo al nivel de pseudociencia. ¿Cuántas veces habéis visto cosas de este estilo en las farmacias de vuestro lugar? Porque yo unas cuantas y es vergonzoso. Para los que no sepáis de qué va la homeopatía, dejad que os ilustre: consiste en curarte a base de agua con azúcar. Chim pum. ¡Huy, perdón! También le dan un golpecito a la mezcla. Vale, ahora en serio (aunque no estaba muy lejos de la realidad): la homeopatía se basa en que “lo similar cura lo similar”, por lo que dependiendo de la enfermedad, se utiliza aquello que la causa (en el caso de una infección por Salmonella, por ejemplo, se emplearían heces contaminadas), pero como se dieron cuenta de que haciendo eso empeoraban la enfermedad, se les ocurrió diluir el componente en cuestión un montón de veces. Hoy en día se han estandarizado las sustancias a utilizar (ninguna de ellas son heces, tengo entendido. It’s something) y el número de diluciones es tan alto que prácticamente la sustancia original “desaparece”, por lo que el paciente se estaría tratando con agua destilada y unas moleculuchas de “algo”. ¿Que qué base científica tiene? Ninguna, pero ahí está; vendiendo agua con azúcar a precio de oro para curar un cáncer. Evidentemente, cualquier efecto paliativo que pueda tener no se debe ni más ni menos que a la sugestión del tratado, y por tanto, enfermedades tan graves como una infección por VIH no se pueden curar de este modo, por lo que la gente termina pagando por una muerte lenta pero que les quita menos el sueño. El problema en este caso es el mismo que en el anterior: sus pacientes no tienen culpa alguna, ya que no dejan de ser personas ignorantes o desahuciadas por los médicos, que lo único que desean es curarse; la culpa la tienen los desvergonzados asesinos en potencia que jugando con su salud y su posible muerte venden sin compasión sus ineficaces productos. Quiero recordaros en este punto lo que dijo el abogado del que hablé antes: esto está penado. Sin embargo, ahí siguen ejerciendo.

Se nos podrían venir a la mente todo tipo de preguntas, pero a mí sólo se me viene una: ¿por qué nadie les detiene? Ejercer de homeópata o curandero, al igual que la venta de droga, tendría que estar prohíbido porque es un delito contra la salud pública. Vale, es posible que sigan existiendo y “curando” clandestinamente, pero no me cabe en la cabeza que nadie de ahí arriba lo haya prohibido. No existen vacíos legales en lo que a delitos contra la salud pública se refiere, pero si siguen surgiendo como setas homicidas de este tipo, no pasa nada. Ni siquiera si muere alguien por ello; simplemente se condenará al estafador en cuestión, pero su método de sanación seguirá siendo legal. Esto me lleva a preocuparme a otro nivel: ya no es un problema que surjan este tipo de personajes, sino que exista un gobierno que lo permita. Se siguen viendo aquí en España como una opción a la medicina tradicional, como si fuera una cuestión de gustos, como si hubiera que respetar una opinión proveniente de alguien que la ha dado sin conocimiento de que eso a lo que se va a someter la puede matar. Señores, cada día veo con más claridad que el anterior que hay que educar a la gente común y corriente para que no caiga jamás en trampas que les pueden llevar a la tumba en un mes.

Buen día.

Guardar

Anuncios

Un comentario sobre “Sin Cargo de Conciencia

  1. Aquí en México hay personas equivalentes a este Paco Porras, uno de los más conocidos acá es Alexander Backman el cuál se inventó que a los 11 años de edad le hicieron un test de cociente intelectual donde obtuvo 155 de puntaje, que según él, lo colocó entre el 2% de la privilegiada población en el mundo en tener una inteligencia así, pero el tipo solo es de forma lícita profesor de idiomas, mas que nada solo de inglés lo cual ya lo destapa de mentiroso pues si tuviera un IQ como el que se inventó, hubiera hecho logros notables en el terreno científico, también posee un canal en Youtube que se llama Conciencia Radio donde despotrica contra la medicina y más que nada en contra de la vacunación, ya que él al tener un hijo con trastorno del espectro autista es uno de muchos padres de familia que no acepta que esto es una condición que según los últimos resultados en investigación neurológica y genética, ha dado evidencia de que es un trastorno congénito y como toda persona ignorante Backman sin el minimo en conocimientos en inmunología, bioquímica y medicina, culpa a la vacunación del problema de su hijo, y no solo eso pues en su programa de radio y en su canal de Youtube, también se pone a ofrecer productos como la plata coloidal y otros productos que no han sido aprobados por la FDA, ni por ninguna otra organización que haya hecho los estudios pertinentes para valorar la seguridad de dichos productos al interactuar en el organismo de animalesa y seres humanos, que por lo menos aquí en México se venden bajo el seudónimo de “Suplementos Alimenticios” para pasar los filtros a los que si se someten los productos catalogados como fármacos. Pero no solo eso Alkexander Backman también es un fanático religioso y también ejerce como pastor de una comunidad religiosa a la que yo mejor llamaría secta pues cuando uno decide comentar negativamente en alguno de los videos del canal de este señor, sus seguidores lo defienden fielmente e incluso se organizan para atacar a todos los que se atrevan a ir en contra de la palabra de Backman, yo no se si Paco Porras tenga canal en Youtube y practique un modus operandi parecido, pero también estoy de acuerdo en que este tipo de gente debería estar en la cárcel porque jugar con la salud de las personas debería penarse igual como se les condena a los narcotraficantes porque también es un delito contra la salud y también por usurpación de profesión, e incluso de provocar la muerte de una persona también se les debería condenar por homicidio culposo.

    Buen artículo Vibrio Vibrensis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s